Estas en»www.jupach.cl»Noticias

Injuv diseña planes para reducir elevadas cifras de inactividad juvenil

Enviada el 09 de Octubre 2010

jupachinos en Fantasilandia

Según un estudio realizado por el INJUV, 679 mil personas de entre 15 y 29 años no trabajan, no estudian ni buscan empleo... como jupachinos no podemos quedar indiferentes ante esta situación, debemos estar atentos y colaborar desde nuestro ámbito, enseñarle a los cientos de niños y niñas que asisten a los encuentros de Jupach que Dios, nuestro Padre Creador, nos ha dado talentos que debemos compartir con los demás, que debemos soñar con nuestro proyecto de vida y sobre todo durante este año en el que nos esforzaremos por ser discípulos misioneros de nuestro Hermano Mayor, Jesús.

El detalle de esta noticia pueden encontrarlo en el siguiente enlace  del diario El Mercurio.

Jupach Valparaíso

Enviada el 09 de Octubre 2010

Con mucha alegría hemos recibido las primeras imágenes del primer encuentro de Jupach en la ciudad de Valparaíso, además nos informaron que el día sábado 4 las familias fueron a buscar sus báculos compartiendo una linda tarde de juegos; Este grupo ha iniciado su trabajo con niños de las secciones más pequeñas junto a los primeros tíos jupachinos de Valparaíso, motivados por los dirigentes Joaquín Castro que participó en Jupach Nacimiento y el tío José Vejar, que trabajó en Jupach Cristo Rey de Laja ; les deseamos mucho éxito e invitamos a los demás jupachinos a acompañarlos con la oración para que más niños puedan disfrutar de la alegría de Jupach.

Si eres de Valparaíso y te gustaría participar en Jupach puedes consultar en la Parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (Domeyko 805, Playa Ancha) las reuniones del equipo de dirigentes se realizan los días jueves desde las 18ºº hasta las 20ºº horas y el sábado a las 13ººh. Los encuentros con los niños se realizan todos los sábados desde las 15ºº horas.

 

Para preparar la Navidad:

Enviada el 09 de Octubre 2010

Vivamos la Navidad junto a nuestras culturas

Jesús, el principal Regalo

En Navidad celebramos el nacimiento de Jesús, nada menos que el cumpleaños de la persona más importante que ha conocido la humanidad.
Ha sido tan maravillosa su presencia y su mensaje de amor en medio de nosotros, que todos los años en distintos lugares del mundo nos unimos a celebrar este acontecimiento.
Jesús es el principal regalo. No hay ningún juguete, ni ropa, ni obsequio material que pueda alcanzar la maravilla del regalo de Dios. Nos regala la vida todos los días, la salud, nos regala una familia, un país, amigos, la naturaleza. Y además Dios nos regala a su propio Hijo.
Poco después de nacer Jesús, sus papis José y María recibieron varios regalos: la presencia de buenas personas (unos pastores y los magos de oriente), de animales y de la naturaleza, todos maravillados con esta noticia. Los magos, que habían viajado desde muy lejos, llevaban algunos regalitos a Jesús, obsequios que sus padres recibieron con mucho aprecio y alegría.
Y como Jesús es el regalo que nos llegó en la primera nochebuena, después se empezó a hacer costumbre intercambiar regalos en Navidad. Aparte del gran regalo que es expresar sinceramente el afecto a los demás, también se usa regalar algunos bienes materiales.

El abuelo amigo de Jesús

Las personas grandes a veces se hacen regalos entre sí. Pero los niños reciben los obsequios de manos de un gran amigo de Jesús que se llama "Viejito Pascuero" (también conocido como Santa Claus o Papá Noel).
El Viejito es un abuelo que vive en tierras muy frías. ¿Sabían ustedes que Dios quiere mucho a los abuelos? Ellos han regalado toda una vida a sus hijos y nietos, con su trabajo, dedicación y esfuerzo. A veces algunas personas descuidan a las personas mayores y las dejan en un lugar sin importancia. ¡Ellos son muy importantes! Les llamamos con cariño "adultos mayores" porque ellos saben mucho más de la vida que nosotros. De ellos podemos aprender mucho, y corresponde que los cuidemos, los escuchemos y los tratemos con cariño.
Bueno, pues uno de esos abuelos es el Viejito Pascuero. El repartidor de regalos no es un superhéroe, ni un rey, ni un atleta. ¡Es un abuelito! Es un muy buen amigo de Jesús. Tan amigo de Jesús es que quiere que todos los niños del mundo puedan recibir algún obsequio, aunque sea muy pequeño, para celebrar el momento en que Jesús llegó a nuestro planeta.
Este abuelo no condiciona sus regalos. Si bien se demora menos en llegar a las casas de los niños que se "portan" mejor, no hay niños excluidos en su lista de regalos.
El Viejito Pascuero no se deja ver. No se muestra, precisamente para recordarnos lo bello que es pasar inadvertido cuando uno hace un bien. Hay personas que les gusta que se les reconozca públicamente cuando hacen un regalo (es cuestión de mirar la Teletón). Pero Jesús nos dice: "que no sepa la mano izquierda la ofrenda que da tu mano derecha".
En algunos centros comerciales, o en la televisión, es común ver a personas disfrazadas de Viejitos Pascueros que nos invitan a comprar. Al verdadero Viejito Pascuero eso le pone muy enojado, porque a él no le interesa que la gente compre y compre. ¡Su única preocupación en la vida es regalar!

Ayudantes del Viejito

Al Viejito Pascuero le dicen "pascuero" porque tradicionalmente se llamaba "pascua" a la Navidad. Este señor tiene un taller en el que durante todo el año prepara regalos para los niños. Pero como en el mundo hay tantos niños, a veces lo ayudan otras personas que hacen juguetes y regalos. Y muy probablemente algunas veces no alcanza a llegar a todas las casas de todos los lugares del mundo.
El Buen Padre Dios no quisiera que ningún niño se quedara sin regalos. Tampoco el Viejito Pascuero lo quisiera. Pero en eso también nosotros le podemos ayudar a Dios, y de paso también al Viejito,  jugando bien, sin hacer trampas, sin pelearnos con nuestros amiguitos para hacer de nuestros juegos una linda oración que regalaremos para quienes más lo necesitan.

Para esperar al Viejito Pascuero

En la nochebuena, después que hayamos participado junto a nuestra familia en la Misa del Gallo, en que se anuncia el nacimiento de Jesús, es muy probable que mientras hayamos estado en la misa, o quizás un ratito después, el Viejito Pascuero, amigo de Jesús, pase por nuestro hogar. Y capaz que nos deje algún "engañito" junto al pesebre o bajo el arbolito.
A los niñitos más pequeños los papis pueden invitarlos a buscar al Viejito por las calles cercanas.

Fuente: www.iglesia.cl (Especial de Navidad)